“Short-cycle” una alternativa de crecimiento en la educación superior

Qué es la educación de tipo “short-cycle”

Este tipo de educación, de acuerdo a la terminología de la OCDE, es lo que en México conocemos como Técnico Superior Universitario (TSU).

Es una opción de educación superior con una duración aproximada de 2 años y que tiene como prerrequisito de acceso la acreditación del nivel medio superior. A menudo las TSU tienen una orientación práctica y buscan atender necesidades especificas en el mercado laboral.

En México existen aproximadamente alrededor de 180 mil estudiantes en esta modalidad.

Comparación Internacional

De acuerdo a cifras de la OCDE en su estudio “Higher education needs to step up efforts to prepare students for the future” en 2007 en México el 16% de las personas entre 25 a 35 años de edad contaban con algún tipo de educación superior, mientras que para 2017 esta cifra pasó a 23%. Esto representa un avance significativo en términos de cobertura, desafortunadamente, se encuentra aún muy rezagada en comparación con la media de los países de la OCDE que para 2017 registraron un 44% de cobertura.

Algo a considerar en este punto es que en México el desarrollo histórico del sistema educativo en su nivel superior ha focalizado sus esfuerzos principalmente en el crecimiento de los programas de licenciatura (Bachelor) que tienen una duración de aproximadamente 3 a 5 años, sin embargo, la experiencia internacional, particularmente de los países en el OCDE, ha tomado un rumbo distinto.

Visto en promedio, la OCDE en su informe de 2018 declaró de la población entre 25 y 35 años el 7% contaba con el equivalente a (TSU), el 22% licenciatura, el 14% maestría y el .74% doctorado.

En México las cifras cambian significativamente ya que solo el .60% cuenta con el título de (TSU), el 20% licenciatura, el 1.22 con maestría y el .03% doctorado.

Las TSU en México

En países industrializado pareciera que la vinculación con el mercado laboral exige una estrategia de formación más balanceada. Países como Japón, Korea o Canadá se encuentra muy por arriba del promedio de la OCDE en los programas de ciclo corto reportando un promedio de más de 20%, mientras que en países de Europa del este parecen ir más por las maestrías. Sin embargo, en México son los programas de licenciatura en donde existe mayor oferta de programas y mayor demanda también.

De los aproximadamente 180 estudiantes de TSU en territorio nacional aproximadamente el 85% se encuentran en Instituciones públicas mientras que el 5% en privadas en dónde destacan la Universidad del Valle de México (UVM) la Universidad de Iberoamericana y la Universidad Autónoma de Guadalajara.

En cuanto a tipos de programa, de acuerdo a datos de la SEP, los TSU vistos por campo especifico de formación reportan la siguiente composición:

Las TSU como estrategia de crecimiento

En estos tiempos de emergencia sanitaria y transformación digital, las universidades han centrado su atención en las tecnologías y recursos que les permitan crear o aumentar su capacidad de programas no escolarizados, sin embargo, hay que considerar que esta no es la única ni necesariamente la mejor estrategia para poder ofrecer educación de calidad e impacto en el mercado laboral.

Desde hace décadas los programas de TSU han demostrado sus beneficios a nivel internacional ya que ofrecen programas más accesibles en términos de inversión de tiempo y, en caso de las universidades privadas, un gasto menor también.

El 2021 será un año de mucho estrés para el sistema educativo en México y tener una mejor capacitación en un tiempo menor puede hacer la diferencia para muchas familias mexicanas, por esto es importante que las universidades y las instituciones educativas en general consideren las TSU como una opción que puede ser de gran valor para hacer frente a los años por venir.