Flexibilidad, la apuesta de México para la educación del futuro.

Tendencia en modalidades

De acuerdo a la encuesta global de Ipsos para el World Economic Forum, HIGHER EDUCATION: IN-PERSON OR ONLINE? el 63% de mexicanos piensa que la educación superior será una combinación equilibrada entre presencial y en línea.

Esta encuesta fue realizada en 29 países entre octubre y noviembre del 2020 por lo que nos da una idea bastante fresca de lo que es el impacto del Covid en las preferencias y actitudes en educación superior y confirma la tendencia que desde hace ya varios años coloca a la modalidad mixta como aquella con un crecimiento más dinámico en México.

Para poner esta encuesta en contexto en el 2020, de acuerdo con cifras preliminares de la SEP, el 82% de los estudiantes estuvo inscrito en una modalidad presencial, el 11% en una modalidad mixta y el 7% en una modalidad en línea. Sin embargo, la modalidad mixta crece en promedio una tasa del 14% anual mientras que la modalidad escolarizada y en línea crecen entre 3% y 4%.

Este dato de Ipos es muy significativo ya que nos sugiere un cambio no solo cuantitativo sino cualitativo en las preferencias y criterios para elegir una carrera o una Universidad ya que, tradicionalmente en México el prestigio y la calidad educativa eran asociadas principalmente con una modalidad presencial.

Tiempo frente a docente = calidad educativa, esa parecía ser la ecuación fundamental de los modelos educativos en México, sin embargo lo avances en tecnología y el regreso a la aulas universitarias de adultos mayores de 25 años comenzaban ya a poner en cuestionamiento esta idea.

Pero al parecer, ha sido el Covid quien ha quitado de una sola vez el velo e invierte la proporción en las modalidades que tenemos hoy ya que en esta encuesta solo el 20% de los mexicanos ve una educación predominantemente presencial en los próximos 5 años.

Lo mejor de 2 mundos

El otro dato relevante de esta encuesta para México es que el 53% piensa que la educación presencial vale lo que cuesta, el 10% no está seguro y el 37% afirma que la educación presencial no vale lo que cuesta.

Para mi estas cifras hacen sentido por varias razones, una es que 2 de cada 3 estudiantes en México estudian en universidades públicas por lo que el costo de la educación es relativamente bajo comparado con las opciones privadas. Otra razón es la idea de que la educación presencial ofrece beneficios tales como la interacción social y una mayor confianza en las instituciones en general por lo que es útil tenerla como alternativa.

Por otro lado, las malas condiciones laborales en México generan una situación de desconfianza y reclamo de los estudiantes para con las universidades sobre todo cuando consideran que no se les están dando los conocimientos, herramientas y capacidades más actualizadas y valoradas por el mercado laboral.

Comparación Internacional

En este estudio México aparece alineado con el promedio de los 29 países encuestados, sin embargo, llama la atención casos como el de China que apuesta más por los modelos presenciales y casos como el de Saudi Arabia e India que se visualizan estudiando más en línea que de forma presencial en el futuro.