5 enseñanzas de “gambito de dama” para líderes y tomadores de decisiones

Estrategia y posicionamiento.

Como aficionado al ajedrez no pude resistir la tentación de ver la serie de Netflix gambito de dama, y como consultor en el área de educación no pude evitar reflexionar si la apertura que da nombre a esta obra sería de alguna utilidad para las instituciones educativas con las que trabajamos.

Así, después de repasar un poco esta apertura llegué a la conclusión de en efecto hay algunas lecciones de valor que pueden servir como referencia a los tomadores de decisiones con la responsabilidad de idear y liderear la estrategia de una institución.

1. ¿Por qué es importante la estrategia?

 “La estrategia es cosa de reflexión, la táctica es cosa de percepción.”

Max. Euwe,

Las instituciones educativas se enfrentan día a día a situaciones complejas sobre todo hoy año 2021 en que estamos viviendo una transición digital acelerada envuelta en una crisis de salud y económica global. En este contexto hemos visto que lo que hasta hace poco para las escuelas eran fortalezas hoy pueden haberse convertido en debilidades.

Muchas escuelas, lo mismo que otras instituciones, se encuentran en la necesidad de tener que hacer ajustes, a menudo drásticos para poder hacer frente a esta situación.

En este contexto es que una buena estrategia es un factor indispensable para poder sobrevivir y prosperar en estos tiempos complicados.

En ajedrez el diseño de una estrategia tiene que ver con un proceso de pensamiento abstracto y conceptual que se ocupa en la forma de llegar al lugar que deseamos ocupar en el futuro no inmediato, es decir es un plan de acción a mediano y largo plazo.

Para eso la estrategia más que un plan fijo y rígido es visto en el ajedrez como la gestión de soluciones a amenazas, riesgos y situaciones de incertidumbre fuera de nuestro control.

Así, la estrategia sería aquel proceso de pensamiento que nos ayudará a navegar en situaciones de incertidumbre hasta un estado futuro deseado.

Dicho esto, la apertura de gambito de dama presenta algunas ideas estratégicas que pueden servir de modelo para aquellos con la responsabilidad de guiar a sus escuelas a buen puerto.

2. El concepto de apertura y el posicionamiento.

“Juega la Apertura como un libro, el Juego Medio como un mago y los Finales como una máquina.”

R. Spielmann

El gambito de dama es una apertura, es decir es la primera fase del juego (2 a 20 primeros movimientos aprox). A esta primera fase del juego se les llama apertura cuando son las piezas blancas las que hacen los movimientos distintivos y defensa cuando son las piezas negras quienes los hacen.

Como fase del juego la apertura tiene algunos fundamentos como, control de centro, desarrollo de piezas y protección del rey.

Traducido esto a la gestión, la protección del rey sería la protección de aquello que es indispensable para mantener la operatividad es una institución, esto podrían ser en el caso de escuelas pequeñas ciertas personas clave o podrían ser también los flujos de ingresos que pagar salarios, productos y servicios a una escuela de cualquier tamaño.

El otro concepto que es muy interesante es la del control del centro, en ajedrez el centro son las casillas e4, e5, d4 y d5 pero en el sector educativo el centro son los recursos que permiten optimizar el tiempo y que potencian la capacidad de las personas que trabajan en una institución. Pero no solo eso sino que además en el ajedrez, siendo un juego de suma cero, el centro aquello que permite obstaculizar y desarticular los planes del oponente.

Así, lo que para el ajedrez es el control del centro en una institución educativa sería por ejemplo el ser el referente en su categoría o segmento como resultado de un buen trabajo en su posicionamiento de marca.

Controlar el centro podría traducirse como, tener un posicionamiento sólido que marque la agenda de la discusión y ser el marco de referencia que predomina en las preferencias de los estudiantes potenciales.

3. El concepto de gambito

“El misterio del sacrificio está encerrado en la sabia transformación de material en tiempo.”

MI R. Grau

El gambito en ajedrez fue adoptado en España y es traducción del término italiano gambettare que es castellano significa hacer una zancadilla. La idea detrás del gambito es la de tender una trampa o hacer gambeta (para quienes saben de futbol esto les será familiar).

Técnicamente gambito, es el movimiento en dónde se cede una ventaja material al inicio de un apartida, normalmente un peón, a cambio de más espacio, mejor desarrollo de piezas u optimización del tiempo.

El gambito parte de la idea de un sacrificio que dinamice la posición y dar mayores posibilidades de ataque, es ganar algo a cambio de ceder una ventaja relativa.

Así, en síntesis el gambito es una forma de ganar tiempo que sirve para dirigir los recursos a una posición que nos permita fortalecernos o atacar.

En términos prácticos para una escuela un gambito podría ser dejar de impartir algún programa que no sea sustancial en su portafolio para poder reorientar esos recursos a otros programas u otras necesidades tales como herramientas tecnológicas, capacitación o difusión

4. Juego cerrado.

Manuscrito de Gotinga

El gambito de dama existe desde finales del siglo XV y en el siglo XIX era visto como una alternativa a la apertura abierta más común para las blancas e4.

El gambito de dama es catalogado dentro de las aperturas cerradas, esto es porque propone una posición en dónde los peones a menudo se ven obligados formar una barrera en el centro que obliga a un desarrollo del resto de las piezas más lento y más posicional.

Las posiciones cerradas son a menudo preferidas por aquellos jugadores posicionales que saben defenderse, que gustan de una lucha de poder que evoluciona lentamente en el tiempo y esperan pacientemente el momento de una ruptura para hacer manifiesto su domino posicional.

Visto esto en nuestro día a día la postura cerrada sería aquella de quienes saben esperar, aquellos que resisten la tentación de subirse a las tendencias, campañas de marketing o modelos comerciales que prometen resultados extraordinarios de forma inmediata.

El ejemplo para mi serían las escuelas que conociendo bien su sector y sus recursos esperan y se fortalecen. Parece desde fuera que no hacen mucho pero en realidad están haciendo ajustes profundos y esperan el momento de llevarlos a la luz. Observan los resultados de aquellos que experimenten con tecnologías emergentes y no se dejan llevar por las coyunturas económicas o políticas porque conocen la estructura de su sector.

Este tipo de liderazgo en las escuelas conoce bien sus datos, conoce las macrotendecias económicas y financieras, conoce las tendencias históricas de las áreas de conocimientos y del mercado laboral de sus estudiantes y por supuesto conoce perfecto las fortalezas y debilidades de sus competidores.

5 Gambito de dama

Finalmente, este gambito me parece una buena analogía a la situación que vive el sector de la educación hoy. En México como otros lugares del mundo se vive una contracción de la demanda en educación (aunque existen casos como el de Suecia en dónde los apoyos financieros disparan la matrícula de las universidades en tiempos de crisis económica), cifras preliminares del 2020 nos muestran muy claramente que muchas personas en México decidieron postergar o suspender sus estudios superiores.  

Falta de recursos, falta de alumnos, restricciones en la movilidad sin mencionar el desgaste social y psicológico que se sufre son la posición que tenemos frente al tablero. Y para mi la enseñanza de este gambito es:

  • Temple. Saber mantenerse en una situación de tensión y no romper la posición hasta que se esté en las mejores condiciones posibles.  
  • Optimizar. Hacer más con menos es posible pero para eso se necesita articular mejor los recursos disponibles y saber orientar, organizar y movilizar a todas las personas en una institución.
  • Ser paciente no reparar en ir un paso atrás antes de poder avanzar hacia adelante.  
  • Conoce tus líneas y variantes. No se le puede confiar solo en lo táctico y delegar a una campaña de comunicación o de ventas toda la carga, se deben conocer los indicadores estratégicos, estructurales para poder ver mejor el futuro y reducir la incertidumbre.
  • Audacia.  No eludir las situaciones de riesgo, sino al contrario buscarlas y habitarlas pero hacerlo en equipo y de forma informada estratégica ya que es la forma más directa de poder llegar a un estado futuro deseado.

“En el ajedrez, como en la vida, la mejor jugada es siempre la que se realiza.”

Siegbert Tarrasch